¿Cómo impacta tu energía en los demás?

¿Notas el impacto que te produce encontrarte con determinadas personas ya sea positivo o negativo?

Wayne Dyer nos cuenta en su libro El Poder de la Intención cómo impacta tu energía en los demás en función de si estás o no conectado al Universo. Aquí podéis leer un interesante extracto de la obra.

Cuando te sientes conectado y en armonía con la intención notas una gran diferencia ante la forma que reaccionan las personas hacia ti. Sé consciente de esas reacciones, porque afectarán directamente a tu capacidad para llevar a cabo tus propósitos individuales.

Cuanto más estrecha y automática sea tu sintonía con las frecuencias de la Fuente universal y omnicreadora, más impacto tendrás en los demás y más contribuirás a anular su baja energía. Serás un polo de atracción para ellos, y traerán paz, alegría, amor, belleza y abundancia a tu vida.

A continuación voy exponer mi opinión sobre tu impacto en los demás cuando estás sintonizado con la intención y la diferencia de ese impacto cuando estás dominado por la actitud separatista de tu ego. He aquí algunas de las formas más significativas para tener impacto en los demás:

Tu presencia transmite calma.

Cuando coincides con la intención, ejerces una influencia tranquilizadora sobre los demás. La gente suele sentirse más tranquila, menos amenazada y más a gusto. La fuerza de la intención es la fuerza del amor y de la receptividad. No pide nada a nadie, no juzga a nadie y alienta a los demás a ser libres, a ser ellos mismos.

Como las personas se sienten más tranquilas en tu presencia, también se sienten seguras, en virtud de las frecuencias energéticas que irradias. Sus sensaciones se alimentan con tu energía de amor y receptividad, y desean acercarse a ti, estar contigo.

Si por el contrario llevas a tus interacciones las calibraciones más bajas, la crítica, la hostilidad, la ira, el odio o la depresión, atraes ese nivel de energía si está latente en las personas con las que interactúas, lo que funciona como fuerza contraria a esas mismas energías si están presentes en otras personas.

El impacto intensifica las energías más bajas en ese nivel y crea un campo en el que se sitúan ciertas exigencias como consecuencia de los sentimientos de inferioridad o de rivalidad. Las personas que se sienten energizadas por tu presencia se transforman en almas gemelas, y eso únicamente ocurre si se sienten a salvo en lugar de atacadas, seguras y no juzgadas, tranquilas y no acosadas.

Tu presencia da energía a los demás.

Cuando llevas las frecuencias de la intención ante la presencia de los demás, sentirán mayor energía por el simple hecho de encontrarse en tu círculo. No tienes que decir ni una sola palabra, ni actuar de ninguna forma prescrita. Únicamente con tu energía de la intención lograrás que los que están en tu campo se sientan con un poder que se les ha concedido de una forma misteriosa.

Tu presencia permite a los demás sentirse mejor con ellos mismos.

¿Has notado alguna vez que en presencia de ciertas personas te sientes mejor contigo mismo? Su energía compasiva surte un efecto perceptiblemente agradable, sencillamente el de sentirte bien contigo mismo. Los que te rodean notarán que los comprendes, que te preocupas y te interesas por ellos como individuos.

Por el contrario, estar en compañía de alguien que se muestra desdeñosa o indiferente te influye de una forma completamente distinta. Si esa es la baja energía que transmites a los demás, es bastante probable que después del encuentro contigo no se sientan precisamente bien con ellos mismos, a menos que estén tan fuertemente conectados a la intención que puedan anular el efecto de la baja energía.

Tu presencia permite a los demás sentirse unidos.

El efecto de estar en presencia de personas que expresan altas frecuencias consiste en sentirse unidos y conectados con toda la naturaleza» la humanidad y la intención. A medida que elevas tus frecuencias, el efecto que tienes sobre los demás los invita a estar en el mismo equipo. Os sentís unidos y deseáis ayudaros mutuamente para cumplir un objetivo común.

Ei sentimiento contrario al de la unidad consiste en sentirse polarizado y aislado. La baja energía exige mucho y siempre va en contra de los demás. Por consiguiente, es inevitable que derive en una situación de victoria o derrota.

Las energías del antagonismo, la censura, el odio y similares crean una fuerza contraria en la que alguien tiene que perder. Cuando tienes un enemigo, necesitas establecer un sistema de defensa, y la defensa llega a ser lo que caracteriza tu relación. La necesidad de una persona de llevar la contra y polarizar pone en movimiento las condiciones de la guerra. La guerra siempre es cara.

Tu presencia transmite la sensación de un propósito.

Cuando te encuentras en las energías espirituales más altas, proporcionas a los demás algo casi inexplicable. Tu presencia y tu conducta en un espacio de amor, aceptación, generosidad, sin crítica, se convierte en catalizador para que los demás sientan que tienen un propósito en la vida.

Al mantenerte en las energías más altas del optimismo, el perdón, la comprensión, la veneración por el Espíritu, la creatividad, la serenidad y la dicha, irradias esa energía y llevas las energías más bajas a tus vibraciones superiores.

Esas personas, a quienes no influyes a propósito, empiezan a notar tu veneración y tu serenidad. Cumples tu propio objetivo, que gira en torno al servicio a los demás y por consiguiente a Dios; y por añadidura, ganas aliados.

Tu presencia permite a los demás confiar en las auténticas conexiones personales.

Al transmitir los rasgos de la intención a los demás, permites la presencia de la confianza. Observarás la tendencia y la disposición de los demás a confiar en ti y abrirse a ti. Esto guarda relación con la cualidad de la confianza. En la atmósfera de la energía superior, las personas confían y desean compartir, contigo su historia personal. Al estar tan conectado con la intención, eres más como Dios, ¿y en quién confiarías más que en Dios para compartir tus secretos?

Tu presencia sirve de inspiración a los demás para alcanzar la grandeza.

Cuando estás conectado con el Espíritu y reflejas sosegadamente esa consciencia, te conviertes en fuente de inspiración para los demás. En cierto sentido, es uno de los efectos más potentes que transmite a los demás el estar conectado con la intención. La palabra inspiración significa «en el espíritu». El hecho de que estés en el espíritu significa que más que informar inspiras con tu presencia. No inspiras a los demás insistiendo o exigiendo para que te presten atención.

Cuando inspiras a los demás con tu presencia, utilizas la fuerza creadora de la intención en beneficio de todas las personas con las que tienes contacto, incluido tú mismo. Apoyo con entusiasmo esta forma de ser, y no me cabe duda de que todos podemos ser una presencia que inspire a los demás.

Tu presencia alinea a los demás con la belleza.

Cuando estás conectado a la intención, ves belleza por todas partes porque irradias la cualidad de la belleza. Tu percepción del mundo cambia drásticamente. En la energía más alta de la intención ves la belleza en todos, jóvenes y viejos, ricos y pobres, blancos y negros, sin distinciones. Todo se percibe desde la perspectiva del reconocimiento, no de la crítica.

Cuando transmites esa sensación de apreciación de la belleza a los demás, las personas tienden a verse como tú las ves. Se sienten más atractivas y mejor consigo mismas al propagar la alta energía de la belleza. Cuando las personas se sienten bellas actúan de una forma bella.

Tu presencia transmite salud en lugar de enfermedad.

La conexión con tu Fuente te mantiene centrado en lo que intentas poner de manifiesto en tu vida, evitando dedicar energía a lo que no deseas. Ese centro interno no te permite lamentarte de tus achaques ni pensar en la enfermedad, el dolor o los problemas físicos.

Tu energía está siempre centrada en crear amor y en expandir la perfección de la que surgiste, lo que incluye tu cuerpo y todas tus creencias sobre tu ser físico. En el fondo sabes que tu cuerpo es un sistema de milagros. Sientes gran respeto por su prodigiosa capacidad de autocuración y de funcionar por sí mismo sin tu intervención. Sabes que tu ser físico está inspirado por una fuerza divina que hace que lata su corazón, que digiera su comida y que sus uñas crezcan, y que esa misma fuerza es receptiva a una salud infinitamente abundante.

Cuando llevas ante la presencia de los demás un reconocimiento sano del milagro que representa tu cuerpo, desactivas sus esfuerzos por pensar en la enfermedad, la mala salud y el deterioro. Aún más, cuánto más alta sea la resonancia de tu campo de energía, más podrás influir en los demás con tu energía curativa. Toma conciencia de tu prodigiosa capacidad para influir en la curación y la salud de quienes te rodean sencillamente con la presencia silenciosa de tu conexión de alta energía a la intención. Es una energía que literalmente emana de ti.

¿Cuándo debes pedir una sesión Reiki?

Estos son algunos síntomas de estar cargado de energía negativa o mal calificado como también se le llama y que debes limpiar urgentemente para no enfermar en los planos físico, mental y emocional.

Nuestra energía se manifiesta claramente en nuestras acciones y en nuestras intenciones. No es necesario que alguien (incluso nosotros mismos) realice algún acto que nos perjudique, con el simple hecho de desearlo o visualizarlo es suficiente. Cuando estas malas intenciones o pensamientos se acumulan a nuestro alrededor pueden llegar a afectar nuestra vida inmovilizándonos o haciéndonos sentir impotentes y deprimidos sin razón.

Esta energía negativa puede venir de personas a nuestro alrededor, y también puede ser parte de un auto-sabotaje que realizamos nosotros mismos, sobre todo cuando empieza a irnos bien, porque nada da más miedo que empezar a ver que tus sueños se realizan.

Así que no importa si se trata de personas ajenas a ti o de tus propias inseguridades, si comienzas a notar alguno de estos signos es momento de tomar acciones para limpiar toda la energía negativa que hay a tu alrededor y que te está impidiendo avanzar.

1. Las conversaciones con otros te dejan sintiéndote exhausto o de mal humor: Cuando terminas de conversar con cualquier persona sientes como si necesitaras tomar una siesta. No disfrutas convivir, de inmediato te pones de mal humor, con ganas de llevar la contraria,  pelear o de irte a donde puedas estar solo.

2. Siempre tienes la sensación de que se están burlando de ti: En la mayoría de tus interacciones con otras personas tienes la sensación de que se están burlando de ti, incluso cuando te están haciendo un cumplido o sueles reaccionar a la defensiva ante cualquier crítica o comentario volviéndolo un enfrentamiento personal.

3. Dudas de tus opiniones: Cuando alguien te pregunta qué piensas al respecto de algo prefieres no comprometerte porque no crees que tengas algo que aportar o consideras que tu opinión puede estar equivocada o no ser valiosa y eso te avergüenza.

4. Te provocan ansiedad cosas que antes no te preocupaban: Empiezas a tener temores nocturnos o te preocupa haber dejado la puerta abierta cuando sales de casa, de tu auto, de haber dejado un trabajo incompleto, etc… o por ejemplo, tu primera reacción al recibir una llamada de un número que no conoces es de miedo, porque podría tratarse de una mala noticia o una amenaza.

5. Hay muchas cosas que te molestan pero no haces nada por cambiarlas: Sabes que deberías comenzar a hacer ejercicio o comer mejor, que deberías llamar a ese amigo con el que discutiste para arreglar las cosas o ir al médico a atenderte ese dolor de cabeza o estómago, pero no lo haces y te quedas sintiéndote mal y lamentándote.

Si te identificas con una o varias de estas situaciones no esperes más, la energía negativa a tu alrededor está comenzando a hacerte daño y a interferir con tu vida, no lo permitas y píde una sesión de armonización de tu vida, tu mente y emociones a través de la técnica Reiki.

Un tratamiento de Reiki consiste en canalizar energía, tanto hacia un lugar específico donde existe un problema, como al cuerpo entero de una persona, dependiendo de la dolencia y el tipo de tratamiento. La mayoría de los tratamientos se hacen con el paciente acostado. El Terapeuta Reiki coloca sus manos suavemente sobre la zona afectada, o en el caso de un tratamiento completo, en todo el cuerpo empezando por la cabeza y terminando en los pies.

Cada posición de las manos es mantenida durante unos minutos sobre los Chakras o centros energéticos principales. El paciente siempre está vestido y las posiciones de las manos son siempre sobre zonas que no vulneran la intimidad de la persona.

Durante un tratamiento, sentirás una profunda relajación. Muchas personas se quedan dormidas, cosa que no influye para nada en el resultado final. A veces, sentirás un "cosquilleo", calor o frío en diferentes partes del cuerpo, según la energía fluye a través de tu cuerpo. Otras personas ven colores, experimentan una sensación de "flotar" o sienten emociones que salen a la superficie. Hay que matizar que muchas personas no sienten absolutamente nada y esto no influye en el proceso de sanación.

Durante la sesión, la energía fluirá dentro de ti, liberando bloqueos, equilibrando tu sistema energético, soltando tensiones y estrés, aliviando dolores y activando la capacidad del cuerpo para sanarse. Aunque Reiki es muy eficaz, no es una "cura milagrosa" y sus efectos son acumulativos. Para realmente notar los resultados, se recomienda una serie de tratamientos de 4 sesiones por cada tratamiento. En la mayoría de los casos ese número de sesiones es suficiente para solucionar problemas de estrés, tensión, ansiedad, insomnio y problemas emocionales. Problemas físicos a lo mejor necesitan más sesiones, pero no necesariamente, porque en la mayoría de los casos, la enfermedad física se recupera o sana al sanar las emocionales y mentales.

Generalmente, Reiki produce cambios beneficiosos a largo plazo, por lo cual no hace falta repetida e interminables sesiones, ¡aunque a mucha gente le gusta tanto que lo hacen de todos modos!

Sea cual sea tu dolencia, el efecto general de Reiki crea una sensación de paz y tranquilidad. Te sientes en condiciones para afrontar la vida y sus desafíos. Aumenta tu energía y tus ánimos, dándote un punto de vista más positivo sobre la vida. Situaciones anteriores de estrés parecen no preocuparte como antaño.

Previa Cita al 398-4118/19.

Arancel: $60.00 por sesión de una hora.