El aura humana es el conjunto de los cuerpos sutiles que poseen los seres humanos, además del físico. Estos cuerpos de leve densidad aparecen a veces de distintos colores para el observador casual. 

Según los teóricos, el aura se compone de siete niveles y cada uno de ellos corresponde a uno de los  vórtices energéticos del cuerpo humano (chakras).

Antecedentes históricos:

La práctica totalidad de las culturas coinciden en creer que existe una especie de halo luminoso que rodea a todos los cuerpos. Este recubrimiento brillante, que popularmente se conoce con el nombre de Aura, estaría presente en todos los objetos, no solo en los organismos vivos y sería de mayor intensidad en personas sanas o de buenas costumbres.

Es así que en la cultura cristiana, a los santos y beatos se los representa con una especie de disco luminoso alrededor de la cabeza; como podemos observar en la práctica totalidad de la iconografía religiosa. 

Por otra parte, la mayoría de las creencias orientales mencionan a una especie de energía vital que recubriría especialmente a los seres vivos, y que según las diferentes filosofías recibe distintos nombres y matices. Este concepto llegó a occidente de la mano de los diferentes movimientos espirituales de clara raíz oriental; y se popularizó adoptando el nombre grecolatino de "aura".